Página 88 - FVM

Versión de HTML Básico

88
Capítulo 6
El
trigger
por flujo se produce cuando el esfuerzo inspiratorio del paciente
ocasiona un descenso predeterminado en el flujo basal del circuito ventila-
torio. Lo habitual es prefijarlo en 2 a 3 l/min.
Cuanto menor es el cambio de presión o flujo, más sensible es la máquina
al esfuerzo del paciente. Si se selecciona de forma apropiada, el
trigger
por
flujo requiere menos trabajo respiratorio que el
trigger
por presión. Una vez
que la variable
trigger
señala el comienzo de la inspiración existe siempre
un pequeño retraso, denominado «tiempo de respuesta», antes de que el
gas fluya hacia el paciente, y es esencial que sea lo más corto posible para
optimizar la sincronía con el esfuerzo inspiratorio.
El nivel de sensibilidad debe ajustarse en cada paciente de forma indivi-
dualizada. Un
trigger
excesivamente sensible producirá
autotrigger,
es decir,
el ventilador se activa de manera repetida sin que el paciente realice ningún
esfuerzo, o bien la inspiración se inicia en respuesta a una falsa señal que
no procede del paciente, como puede ocurrir si hay fugas o condensación
de agua en el circuito. Esto produce hiperventilación y atrapamiento aéreo
(auto-PEEP). Por el contrario, el
trigger
inefectivo es aquel que hace al
ventilador insensible al esfuerzo inspiratorio del paciente, provocando un
aumento del trabajo respiratorio. La incapacidad de activar el
trigger
puede
deberse a la presencia de hiperinsuflación dinámica y auto-PEEP, o bien a
la programación de un valor umbral muy alto para la capacidad que tiene
el paciente de generar presión inspiratoria. Aunque en la práctica clínica
diaria suele emplearse el término «autociclado» para describir el fenómeno
de autoinicio de la inspiración, debería reservarse para el cambio de la fase
inspiratoria a espiratoria, tal como describiremos más adelante.
En la ventilación controlada por volumen, como el flujo y el volumen
son fijos, la activación del
trigger
por el esfuerzo inspiratorio del paciente
provoca una deflexión negativa en la curva de presión (véase la figura 3).
Por el contrario, durante la ventilación por presión, el esfuerzo del paciente
da lugar a un incremento del flujo inspiratorio y del volumen circulante,
debido a que la presión inspiratoria se mantiene constante.
2.2.1.3
Trigger
neural
Es un nuevo método de monitorización del control neural de la respiración.
Esta técnica, denominada asistencia ventilatoria ajustada neuralmente (NAVA,
neurally adjusted ventilatory assist),
se basa en que la despolarización del dia-
fragma depende de la transmisión de una señal neural procedente del tronco