Página 78 - FVM

Versión de HTML Básico

78
Capítulo 5
volumen y presión, y sustitución parcial de la ventilación con ventilación
por presión de soporte.
Desde el punto de vista de la seguridad, ha de contar con un sistema
autónomo de alimentación durante un periodo de tiempo (baterías).
El manejo de la interfase con el ventilador, es decir, la facilidad de em-
plearlo para el usuario, es un aspecto muy importante. La manipulación
de los mandos que permitan elegir el modo, los parámetros a seleccionar y
escoger las alarmas tiene que ser sencilla.
El montaje del equipo para su utilización debe ser cómodo y de imposi-
ble error. En caso de que en el circuito espiratorio haya un sistema que deba
esterilizarse, su manejo ha de ser fácil.
Debe disponer de una variedad de alarmas, a las cuales ya nos hemos
referido, que sean visibles, fácilmente reconocibles y con una graduación
visual y acústica en función de la importancia.
Es necesario que disponga de una monitorización básica, que aporte
información de lo que está ocurriendo, que incluya el registro de la presión
en la vía aérea, la medición de la frecuencia respiratoria y del volumen es-
pirado, y la F
I
O
2
.
Un aspecto muy importante a la hora de seleccionar el modelo de
ventilador es la empresa que lo suministra. Básicamente confiamos más
en un fabricante de contrastada reputación que en el capricho de un vis-
toso equipo. La solidez de la empresa fabricante tiene que pesar mucho
en nuestra decisión. Nos tiene que poder ofrecer un mantenimiento del
equipo y una garantía de funcionamiento durante largo tiempo. Supera-
do el periodo de garantía, tendremos que seguir disponiendo de soporte
técnico a un precio razonable, y las averías del equipo deben poderse so-
lucionar en muy breve plazo, sobre todo las más comunes. Todo ello hay
que tenerlo muy en cuenta.
También serán importantes la novedad del equipo y su reciente cons-
trucción. No necesitamos un respirador guardado durante años en el fondo
del almacén, ni uno muy conocido pero anticuado. La tecnología que da
soporte al ventilador se modifica cada año y las nuevas generaciones son
cada vez mejores. Tampoco debemos ser los pioneros de un nuevísimo ven-
tilador que nadie ha usado; no será una buena elección y a veces las grandes
expectativas pasan al olvido.
Por último, hay que considerar el precio, ya que en la situación actual
una parte muy importante de la decisión será el coste, así como el del ser-
vicio posventa que, como decíamos antes, ha de tener unas características
técnicas de mínimos.