Página 76 - FVM

Versión de HTML Básico

76
Capítulo 5
la espiración. La válvula espiratoria es la encargada de cerrar el circuito du-
rante la inspiración, de iniciar la espiración de forma apropiada y de cerrar
en el momento adecuado para mantener la presión espiratoria final definida,
sin aumentar el trabajo respiratorio del paciente, antes de salir el gas al aire
ambiental. Pero además de ser un sistema que regula la salida, en muchos
ventiladores, desde la llegada al ventilador y antes de la salida al aire ambien-
tal, se producen una serie de mediciones. Los ventiladores incorporan en este
punto un neumotacógrafo, que permite medir el volumen de gas espirado
y compararlo con el inspirado para determinar posibles fugas en el sistema.
Las alarmas son un capítulo importante en el prefijado de los parámetros del
ventilador (véase la figura 6). Algunas son ajustables, como la de la presión
de la vía aérea alta y baja, la del volumen minuto alto y bajo, la de la frecuencia
respiratoria alta y la del periodo tolerado de apnea. Estas alarmas, que son de-
pendientes del paciente, deben ajustarse por el utilizador en el ventilador. Otras
son independientes del paciente y en la mayoría de los equipos suelen ajustarse
de manera automática, como la de falta de suministro de gas o electricidad.
3 Seguridad antes de la conexión
Los ventiladores guardados en el almacén de equipamiento deben estar lim-
pios, y las partes no desechables del circuito han de mantenerse estériles,
siguiendo las instrucciones del fabricante. En la actualidad, las tubuladuras
que utilizamos en los ventiladores son de un solo uso.
Figura 5. Visión de la tubuladura conectada a un simulador + medidor.