Página 57 - FVM

Versión de HTML Básico

Efectos sistémicos de la ventilación mecánica
57
3.2 Espacio muerto
El espacio muerto es el porcentaje de ventilación que no participa en el
intercambio gaseoso. Tiene un componente anatómico, definido por las
vías aéreas de conducción y la vía aérea artificial, y un componente alveolar,
representado por los alvéolos que están ventilados, pero no perfundidos,
aumentando cuando hay una reducción del flujo sanguíneo pulmonar.
La aplicación de presión positiva a la vía aérea produce distensión de
las vías aéreas de conducción, con lo cual el espacio muerto anatómico
se incrementa. Por otra parte, la sobredistensión de los alvéolos normales
puede causar una compresión de los capilares alveolares, reducir la perfusión
y ocasionar un aumento del espacio muerto alveolar (ventilación en exceso
de perfusión).
3.3 Redistribución de la ventilación y flujo sanguíneo pulmonar
La ventilación pulmonar se distribuye preferentemente hacia las zonas
donde se produce un mayor descenso del diafragma, es decir, las áreas
posteriores (inferiores) durante la ventilación espontánea y las anteriores
(superiores) en el caso de la ventilación con presión positiva. En cambio,
por efecto de la gravedad, la perfusión pulmonar siempre es dominante
en las áreas posteriores (inferiores) del pulmón. Por este motivo, la venti-
lación mecánica provocará una alteración en la relación entre ventilación
y perfusión.
La presión positiva sigue la vía de menor resistencia y de mayor disten-
sibilidad, y puede sobredistender las unidades alveolares más sanas, compri-
mir los capilares alveolares y producir una redistribución del flujo sanguíneo
pulmonar hacia regiones menos ventiladas, incrementando paradójicamente
el
shunt
y la hipoxemia.
4 Efectos cardiovasculares
Los efectos cardiovasculares del soporte ventilatorio mecánico están en es-
trecha relación con la variación que se produce en la presión intratorácica.
Son más evidentes al inicio de la ventilación mecánica y se atenúan de forma
progresiva a medida que se producen cambios compensadores en el volumen
y el tono vascular.