Página 228 - FVM

Versión de HTML Básico

228
Capítulo 14
lógicas limitadas, plantea una serie de riesgos que deben tenerse en cuenta
a la hora de planificar su traslado.
1 Tipos de transporte
1.1 Transporte intrahospitalario
En general, las razones por las que un paciente ventilado mecánicamente
necesita ser movido fuera de la UCI son para realizar estudios radiológicos
y practicar intervenciones quirúrgicas.
El transporte intrahospitalario puede clasificarse en cuatro tipos:
1.
Transporte desde un área de cuidados críticos a la planta de hospitaliza-
ción
. Habitualmente se trata de pacientes en fase de recuperación que
ya no precisan cuidados intensivos y son transferidos desde la UCI
o la unidad de reanimación postanestésica a la planta de hospitali-
zación. Este tipo de transporte intrahospitalario es evidentemente el
que menos riesgo comporta.
2.
Transporte desde el servicio de urgencias o planta de hospitalización
hacia la unidad de cuidados intensivos
. Este transporte es el de los
pacientes que requieren cuidados intensivos, bien tras una resuci-
tación y estabilización inicial en el servicio de urgencias o después
de haber sufrido un empeoramiento de su situación clínica en la
planta de hospitalización. En ambas situaciones, el traslado se pro-
duce desde una zona del hospital donde no es posible una moni-
torización y cuidado avanzados hacia un área dotada de personal
y recursos tecnológicos apropiados. Dado que la gravedad de la
enfermedad se correlaciona con la incidencia de complicaciones,
se precisa una adecuada planificación, con objeto de anticiparse a
los problemas secundarios que pudieran surgir durante el proceso
de transporte.
3.
Transporte desde la unidad de cuidados intensivos o servicio de urgencias
hacia un área de diagnóstico por la imagen
. Debido a la capacidad de
mantener de forma continua las medidas de soporte vital, los métodos
diagnósticos no portátiles, tales como la tomografía computariza-
da, la resonancia magnética, la cateterización cardiaca, la angiografía