Página 224 - FVM

Versión de HTML Básico

224
Capítulo 13
talidad. El buen juicio clínico y el análisis de la situación nos guiarán
sobre si usar o no la ventilación no invasiva en estas situaciones tan
complejas.
• Retirada de la ventilación mecánica.
La ventilación mecánica mediante
tubo endotraqueal es la técnica más utilizada en cuidados intensivos.
Es útil para sustituir la función pulmonar mientras cura la enferme-
dad que la ha condicionado, pero puede producir una serie de efectos
indeseados y por ello debe retirarse lo antes posible. En este sentido, se
ha intentado retirar precozmente el tubo endotraqueal y proseguir la
ventilación con técnicas no invasivas. No parece que sea útil en todos
los pacientes, sino sólo en enfermos seleccionados y especialmente con
EPOC, y con equipos expertos se han comunicado buenos resultados.
Lo mismo ocurre para intentar paliar el fracaso de la extubación y
evitar la reintubación. No es una única causa lo que condiciona el
fracaso de la extubación, y es por esto que la ventilación no invasiva
no podrá solucionarlo, si bien es cierto que en algunos pacientes puede
tenerse en cuenta, sobre todo en aquellos con enfermedades respira-
torias crónicas.
En todas las indicaciones de ventilación no invasiva el objetivo es dis-
minuir la frecuencia de intubación, reducir la mortalidad y disminuir la
neumonía nosocomial. Los predictores de fracaso serán la mayor gravedad
de la enfermedad, el menor nivel de consciencia, la mayor acidosis, las fugas
con la máscara, la mayor cantidad de secreciones, la pobre respuesta inicial
y la presencia de condensaciones pulmonares.
12 Interrupción de la ventilación no invasiva
La situación clínica más frecuente que nos encontraremos será la de un pa-
ciente con acidosis respiratoria, hipercapnia que condicionará hipoxemia,
un nivel de consciencia que permitirá comunicarnos con él, que tendrá
disnea y taquipnea, y utilizará la musculatura respiratoria accesoria. Si al
instaurar la ventilación no invasiva de forma adecuada no constatamos en
el paciente una disminución de la sensación de disnea en pocos minutos,
ni apreciamos una disminución de la frecuencia respiratoria, ni tampoco
mejora la SaO
2
a valores próximos al 90%, debemos interrumpir esta
técnica.