Página 221 - FVM

Versión de HTML Básico

Ventilación no invasiva
221
el arnés, evitando un ajuste excesivo. Una pequeña fuga no provoca caídas en
la presión de la vía aérea. Una vez fijado, debe haber espacio suficiente para
poder colocar un dedo entre el arnés y la cara del paciente. Se reprograman
los parámetros hasta conseguir un volumen circulante de unos 7 ml/kg, una
frecuencia respiratoria <25 resp/min y el confort del paciente.
Se ajustan las alarmas del ventilador y los valores de ventilación de apnea.
Debe asegurarse la comunicación con el paciente, estableciendo un sistema
para que pueda manifestar sus necesidades, sensación de disconfort, dolor,
presencia de secreciones, sed o aparición de alguna complicación como difi-
cultad respiratoria, distensión abdominal, nauseas o vómitos. Hay que revisar
el estado de la piel cada 4 horas, realizar higiene e hidratación, y recolocar, si es
necesario, las placas protectoras. Se monitorizarán de forma continua la SaO
2
y los parámetros respiratorios y hemodinámicos (véase la tabla 8).
Si hay fugas debe comprobarse su magnitud con el volumen espirado,
recolocar la máscara y fijarla de nuevo, aplicar placas protectoras para favo-
recer el sellado, o disminuir la PEEP o la PSV si el paciente lo tolera.
La ventilación no invasiva se aplica de forma continua durante 4 horas.
En ese momento podrá retirarse la máscara durante 5 a 20 minutos para
expectorar, beber, aplicar tratamiento nebulizador, comprobar el aspecto de
la piel, realizar higiene e hidratación, y recolocar si son necesarias las placas
protectoras. Cuando el paciente mejora y puede tolerar periodos de 2 a
3 horas sin asistencia, se recomienda la ventilación no invasiva durante tres
turnos de 4 a 6 horas al día, permitiendo el resto del tiempo la respiración
• De forma continua la SaO
2
, los parámetros respiratorios, los signos vitales y el
nivel de consciencia
• Gasometría arterial de forma periódica y después de cambiar los parámetros
del ventilador
• Asegurar la comunicación con el paciente (sensación de disconfort, dolor, se-
creciones, sed, aparición de complicaciones como más insuficiencia respirato-
ria, distensión abdominal, náuseas o vómitos)
• Revisar el estado de la piel y de la boca cada 4 horas; realizar higiene e hidrata-
ción y recolocar, si es necesario, las placas protectoras
• Si hay fugas, comprobar el volumen espirado, recolocar la máscara y compro-
bar de nuevo el volumen
• Si persiste la fuga a pesar de una buena sujeción manual, sustituir la máscara
por otra que se adapte mejor; si a pesar de esto persisten las fugas, disminuir la
PEEP o la PSV, o ambas, si el paciente lo tolera
Tabla 8. Monitorización y cuidados del paciente en ventilación no invasiva.