Página 22 - FVM

Versión de HTML Básico

22
Capítulo 1
parcial de oxígeno de la sangre venosa desoxigenada. Es el proceso de inter-
cambio de oxígeno entre los capilares tisulares y las células el que origina la
conversión de sangre oxigenada en sangre desoxigenada. En reposo, el 25%
del oxígeno disponible entra en la célula, cantidad suficiente para cubrir
sus necesidades. Durante la ventilación intensa, como ocurre en el ejercicio
físico, se libera más oxígeno.
Mientras el oxígeno difunde desde los capilares tisulares a las células, el
dióxido de carbono lo hace en dirección opuesta. Ya que la presión parcial
del dióxido de carbono de las células es de 45 mmHg, mientras que la de
la sangre oxigenada es de 40 mmHg, como resultado el dióxido de carbo-
no difunde desde las células hasta el líquido intersticial y después hacia la
sangre de los capilares, hasta que la presión parcial del dióxido de carbono
de la sangre aumente a 45 mmHg, que es la presión parcial del dióxido de
carbono de la sangre capilar desoxigenada. La sangre desoxigenada regresa
al corazón, es bombeada hasta los pulmones y así puede iniciarse un nuevo
ciclo de respiración externa.
Puntos clave
• El estímulo para generar la inspiración se produce en el centro respira-
torio, la última neurona de este centro se conecta a una motoneurona,
y ésta transmitirá el estímulo hasta la placa motora, que conectada al
músculo producirá el acortamiento de éste.
• El correcto funcionamiento de todas estas estructuras genera una pre-
sión intratorácica que permite desplazar el pulmón, y con la presión
restante se genera un gradiente de presión con la presión atmosférica,
que produce el flujo inspiratorio.
• Cuando la presión apta para generar flujo es ineficaz para realizar una
adecuada ventilación, tendrá que generarse una presión supraatmos-
férica que de forma intermitente mantenga un gradiente suficiente de
presión y permita la ventilación.
Bibliografía recomendada
West JB. Fisiología respiratoria. 3.ª ed. Buenos Aires: Editorial Panamericana; 1987.