Página 217 - FVM

Versión de HTML Básico

Ventilación no invasiva
217
necesitarán ser ventilados con mascara facial y generadores de este segundo
tipo. Para los pacientes con hipoventilación, pero estables, será suficiente
el primer tipo de generador y máscara nasal. No será adecuado utilizar en
los pacientes con altas demandas equipos de los llamados «de ventilación
domiciliaria», porque pueden repercutir negativamente en el esfuerzo ins-
piratorio del paciente.
La modalidad recomendada para la ventilación no invasiva es la de PSV,
para lo cual fijaremos en el ventilador el valor de presión inspiratoria que
queremos mantener durante toda la inspiración. La indicación de la PEEP
en estas modalidades de ventilación se debe a que algunos equipos, por
estar configurados con una tubuladura única para inspiración y espiración,
presentan reinhalación del volumen circulante. Al utilizar PEEP se genera
un flujo continuo, que renueva el gas espirado en la tubuladura y disminuye
la reinhalación del volumen circulante. Éste es el motivo de que se utilice
PEEP, en contraste con los primeros artículos de ventilación no invasiva
que utilizaban PSV sin PEEP. Nos parece que debe razonarse bien el uso de
PEEP, debido a que con máscara facial aumentarán las fugas. Estrictamente
hablando, en los pacientes con acidosis respiratoria por hipoventilación, el
tratamiento sustitutivo es la ventilación y sería recomendable utilizar una
PEEP mínima sólo para facilitar el
trigger
.
De todas formas, dada la profusión de equipos para uso domiciliario
que utilizan otras nomenclaturas, haremos una serie de consideraciones. Se
denominan BiPAP porque utilizan dos niveles de presión, el inspiratorio
(IPAP) y el espiratorio (EPAP), que se regulan por mandos separados. El
nivel de presión espiratoria se asimila a lo que hemos denominado PEEP, y
el de presión inspiratoria a la magnitud de presión que colocamos en la PSV.
6 Interfases
Los dispositivos que se colocan al final de la tubuladura del ventilador y
en íntimo contacto con el paciente se denominan interfases. Facilitan la
entrega de gas en la vía aérea alta del paciente y cumplen con el objetivo de
la ventilación no invasiva. Hay varios tipos, pero las más habituales son la
nasal, la facial y la frontomentoniana.
La máscara nasal requiere permeabilidad nasal y el paciente debe man-
tener la boca cerrada para minimizar las fugas. Se utiliza en pacientes con
buena tolerancia, es de forma triangular, disponible en varios tamaños,
con almohadillas para mejorar el confort y evitar las lesiones de la piel.