Página 212 - FVM

Versión de HTML Básico

212
Capítulo 13
insuficiencia respiratoria hipercápnica es importante para poder establecer
un tratamiento efectivo.
La medición de gases en sangre arterial debe hacerse en todos los pacien-
tes con disnea grave que puedan requerir ingreso hospitalario. En algunos
casos, como en los pacientes asmáticos, sin características de crisis grave,
la saturación puede usarse como método de cribado inicial. Es importante
saber que en los pacientes con oxígeno suplementario, en quienes la oxige-
nación puede mantenerse correctamente, la oximetría de pulso no permite
valorar la presencia de hipercapnia.
La sintomatología clínica no es suficiente para diferenciar la presencia
de hipoxemia con o sin hipercapnia. Las manifestaciones clínicas de la hi-
poxemia son disnea como síntoma principal, cianosis, inquietud, confusión,
ansiedad, delirio, taquipnea, taquicardia, hipertensión, arritmias cardiacas
y temblor. En cambio, la hipercapnia suele producir disnea y cefalea como
síntomas más importantes, así como hiperemia conjuntival y periférica,
hipertensión, taquicardia, alteración del estado de consciencia, papiledema
y asterixis.
La radiografía de tórax es importante para valorar a un paciente con
disnea. Habrá que buscar, orientados por la anamnesis y la exploración
física, lesiones pulmonares o pleurales que la justifiquen, como neumo-
nía, atelectasias, nódulos pulmonares, derrame pleural o neumotórax. En
el ECG deben buscarse cambios agudos (signos de hipertensión pulmonar,
isquemia, arritmia, lesión pericárdica). Las pruebas analíticas ayudarán a
orientar el diagnóstico.
En los pacientes con EPOC es importante disponer de una gasometría
arterial basal, para saber si se trata de un paciente retenedor crónico de CO2.
En nuestro paciente, después de una hora de aporte de oxígeno a una F
I
O2
de 0,26, vemos que se corrige la hipoxemia (PaO2 previa de 43 mmHg y
actual de 62 mmHg) y mejora la saturación de oxígeno (del 71% al 85%),
pero la PaCO
2
empeora (77,7 mmHg previa y 94,1 mmHg actual).
La intolerancia al oxígeno se observa por el aumento de la PaCO
2
, des-
pués de iniciar el aporte de oxígeno, y se explica porque al corregir la hipoxe-
mia disminuye la ventilación minuto (frecuencia respiratoria y volumen
circulante), pues el centro respiratorio del paciente es poco sensible a la
hipercapnia. Y ésta es la única explicación, pues nada en el tratamiento ni
en la situación clínica justifica un aumento del espacio muerto. Este tipo
de respuesta muestra el riesgo de guiar el tratamiento basándose sólo en la
saturación arterial, ya que no permite valorar la presencia de mayor hiper-
capnia. Por ello se insiste en la importancia de medir los gases arteriales de