Página 186 - FVM

Versión de HTML Básico

186
Capítulo 11
del 15% requieren una reintubación. Es decir, estos pacientes estaban en
ventilación mecánica y toleraban la respiración espontánea.
La importancia de no retardar la retirada de la ventilación artificial, si
ésta ya no es necesaria, se debe a que las complicaciones relacionadas con el
uso de la ventilación mecánica son dependientes del tiempo. De las variadas
complicaciones, la más frecuente es la neumonía asociada al ventilador. Es
importante recordar que durante la primera semana de ventilación artificial
la incidencia de tener neumonía asociada al ventilador es de algo más del
5%, y si duplicamos el tiempo de ventilación a dos semanas, la frecuencia
de aparición de neumonía llega al 19%. Valga este argumento para justificar
que cuanto antes podamos retirar el ventilador, antes quitamos a nuestros
pacientes el riesgo de padecer posibles complicaciones relacionadas con él.
1 Procedimiento para interrumpir la ventilación mecánica
En la decisión de retirar la ventilación mecánica intervienen factores ligados
al paciente, a su situación funcional respiratoria y sistémica, así como otros
relacionados con el horario y la organización de la asistencia. Debemos
constatar la resolución de la causa que condicionó el uso de la ventilación
mecánica, y las causas sistémicas acompañantes tales como alteraciones del
medio interno, la presencia de anemia o fiebre, y que el paciente tenga un
nivel de consciencia adecuado para seguir el proceso de la retirada de la
ventilación (véase la tabla 1).
En la mayoría de los pacientes, la recuperación de la respiración espon-
tánea y la extubación serán un proceso sin problemas, que en el plazo de 2
• Resolución o mejoría de la causa que condicionó la insuficiencia respiratoria
aguda
• Criterios funcionales (PaO
2
>60 mmHg con F
I
O
2
≤0,4 y PEEP de 5 cmH
2
O)
• Estabilidad clínica (cardiocirculatorio estable y sin fiebre)
• Consciente (Glasgow >13)
• Evitar el dolor y la sedación
• Posición semiincorporada del paciente
• Vigilancia clínica
• Monitorización de la frecuencia respiratoria y cardiaca, presión arterial,
pulsioximetría y gasometría arterial
Tabla 1. Criterios para el inicio de la desconexión.