Página 165 - FVM

Versión de HTML Básico

Monitorización durante la ventilación mecánica
165
oxímetro evalúa continuamente el pulso arterial y determina la SaO
2
a partir
de las amplitudes de las ondas pletismográficas.
Hay una gran variedad de sondas, desechables y reutilizables, que pueden
colocarse en un dedo, el lóbulo de la oreja, el puente de la nariz e incluso
la frente. El pulsioxímetro no requiere calibración por parte del usuario, ya
que viene programado de fábrica, pero varía entre los distintos fabricantes
e incluso entre los modelos de la misma marca. Por ello, en un paciente
concreto debe utilizarse el mismo tipo de pulsioxímetro y sonda, con el fin
de reducir la variabilidad en la determinación de la SaO
2
.
Además de la lectura digital de la SaO
2
, la mayoría de los pulsioxímetros
muestran también el trazado pletismográfico, el cual puede ayudar a dife-
renciar una señal verdadera (onda afilada con una clara hendidura dícrota)
de una señal artefactual. Como criterio de fiabilidad, la frecuencia cardiaca
determinada por el pulsioxímetro debe estar en concordancia con la obte-
nida en la monitorización electrocardiográfica.
1.3.1 Limitaciones de la pulsioximetría
El valor de SpO
2
considerado óptimo es del 92% (95% en pacientes de raza
negra). En general, los pulsioxímetros son exactos en ± 4-5% para SaO
2
ma-
yores del 80%. Debido a la forma sigmoidea de la curva de disociación de
la hemoglobina, no debe inferirse la PaO
2
a partir de la SaO
2
, sino que debe
determinarse en una gasometría arterial. La pulsioximetría no proporciona
datos sobre la ventilación y el estado ácido-base, de manera que la PaCO
2
y el pH pueden experimentar cambios importantes con poca variación en
la SpO
2
. Tampoco evalúa el transporte de oxígeno, por lo que puede haber
hipoxia tisular aunque la SpO
2
sea adecuada.
Una limitación importante de estos dispositivos es la incapacidad para
diferenciar la oxihemoglobina y la hemoglobina reducida de la carboxihe-
moglobina (COHb) y la metahemoglobina (MetHb). La COHb absorbe
luz infrarroja con la misma intensidad que la oxihemoglobina, por lo que su
presencia sobreestimará la SaO
2
. La MetHb absorbe luz roja como la hemo-
globina reducida, y luz infrarroja de forma similar a la oxihemoglobina, ha-
ciendo que la SaO
2
pase al 85%. Aparte de estas limitaciones, la exactitud de la
pulsioximetría puede verse afectada por una serie de factores (véase la tabla 1).
En cualquier caso, teniendo en cuenta que los cambios en la SpO
2
pue-
den no representar alteraciones equivalentes en la SaO
2
, la exactitud de la
lectura debería confirmarse por cooximetría.