Página 132 - FVM

Versión de HTML Básico

132
Capítulo 8
confirmar la situación óptima del tubo endotraqueal en el tercio medio de
la tráquea, a una distancia de 3 a 5 cm por encima de la carina.
Por otra parte, es preciso comprobar el correcto funcionamiento del
ventilador, la adecuada programación de los parámetros ventilatorios y el es-
tablecimiento de los límites de las alarmas. No debe olvidarse proporcionar
una humidificación apropiada, habitualmente mediante un intercambiador
de calor y humedad intercalado entre la vía aérea artificial y la pieza en Y del
circuito ventilatorio.
2 Evaluación clínica del paciente ventilado
El aspecto más sencillo y efectivo para evaluar a un paciente sometido a ven-
tilación mecánica es la observación clínica detallada. No obstante, un simple
«vistazo desde la puerta» puede proporcionar información importante sobre
su estado actual. Así, el color de la piel, el nivel de consciencia, la frecuencia
respiratoria (FR), el trabajo respiratorio, la simetría en el movimiento de la
pared torácica y los parámetros del monitor de cabecera pueden observarse
a distancia y proporcionan una impresión global del grado de confort y de
la sincronía del paciente con el ventilador.
Periódicamente debe realizarse una exhaustiva exploración clínica
centrada en el tórax, que incluya inspección, palpación, percusión y aus-
cultación. Aunque la ventilación mecánica distorsiona en gran medida
los signos físicos, la valoración de la simetría en la expansión torácica
y la presencia o ausencia de sonidos respiratorios permitirán acotar las
posibilidades diagnósticas. En general, los hallazgos exploratorios dife-
rirán según la condición de que se trate, y su causa puede confirmarse
monitorizando las presiones en el ventilador y con una exploración ra-
diográfica del tórax.
3 Ajuste de los parámetros en el ventilador
Aproximadamente unos 15 minutos después de iniciar la ventilación me-
cánica debe realizarse una gasometría arterial para valorar el intercambio
gaseoso y poder modificar en el ventilador los parámetros de oxigenación y
ventilación. Es importante que no se modifique más de un parámetro cada
vez, y comprobar el efecto de dicho cambio mediante la monitorización del
intercambio gaseoso y de la mecánica ventilatoria.